Reduce, Reutiliza y Recicla, ¡Rápido!

6 Dic, 2013 |

Muchas veces hemos escuchado el concepto de las 3B: Bueno, Bonito y Barato. La ecología también tiene un concepto similar, las 3R: Reduce, Reutiliza, Recicla, tres acciones simples pero que si se utilizan en el orden correcto pueden ser un cambio enorme para nuestro medio ambiente.

Las 3R representan una reducción en el volumen de la basura que generamos, nos permite extraer menor cantidad de recursos naturales para la fabricación de nuevos productos, nos permite ahorrar dinero y de paso nos enseñan a ser consumidores responsables, ya que si no generamos más desechos de lo necesario, estamos reduciendo nuestra propia huella de carbono.

La primera R es reducir. Es la acción más importante debido a que tiene el efecto más directo y amplio en la reducción de los daños al medio ambiente, y consiste en reducir nuestros consumos cotidianos de recursos —como energía y agua— y de productos nocivos, según el sitio Vida Verde. O sea, es simplicar todo lo que consumimos y compramos. Si cerramos el agua de la ducha mientras nos enjabonamos, compartimos el auto con las personas que van hacia nuestro mismo destino, apagamos la luz al salir de una habitación o simplemente preferimos las pilas regargables a las pilas normales, estamos reduciendo. Sólo imagina que en el mundo viven 7.000 millones de personas, según calculos de Naciones Unidas en 2011, y dimensiona la cantidad de basura que producen. De esta forma nos damos cuenta que reducir es de vital importancia.

La segunda R es reutilizar. Es una de las acciones que hacemos con menos frecuencia pero que puede conllevar grandes cambios si la aplicamos ya que se traduce en un menor gasto de recursos no renovables. Cuando hablamos de reutilizar es darle a las cosas que tenemos el mayor tiempo de utilidad posible. “Existe una creciente preocupación por realizar un manejo más global y sustentable de residuos, agregándoles valor, vía reciclaje y reutilización, lo que permite reducir costos y reinsertar dichos materiales en la cadena productiva, generando finalmente un beneficio para las empresas y el medio ambiente”, señaló el gerente general de KDM Industrial, Rodrigo Leiva, consignado por el sitio Sustentare. cl. Lo vital es que no desperdiciemos aquello que le ha significado tiempo y fuerza a la naturaleza y al hombre.

Para reutilizar puedes imprimir en papel ecológico por ambas lados, usar las botellas desechables como maceteros u objetos decorativos. Además se pueden aprovechar los desechos de las frutas y verduras para hacer humus que pude servirte para cultivar tu propio huerto y disfrutar de unos deliciosos vegetales sanos y frescos.

La última R, pero no por eso menos importante, es reciclar. Se refiere a fabricar un nuevo objeto en base a los residuos de varios cosas inutilizables. O sea, es trasformar lo viejo en una nueva materia prima, la que reducirá la extracción de materiales de la naturaleza y el impacto que generamos en ella.  Para lograrlo basta que llevemos nuestros residuos a un punto limpio, donde se encargan que estos se trasformen en parte de un nuevo material. “Los restos orgánicos de frutas, vegetales, y comida en general, los hago compost en mi casa. Tengo una zona para hacerlo. Todo material que se pueda reciclar como botellas, cartones y electrodomésticos malos, los llevo directamente a un punto de reciclaje cercano a mi casa”, señala el estudiante de agronomía, Gabriel Cardenas.

Así como Gabriel, tú también puedes sumarte a las 3R y marcar la diferencia.

Por Belén Miranda

 

*Si quieres conocer la primera Red de Reciclaje Colectivo , haz click aquí…

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS