A ti no te gustaría que te lo hicieran, ¿no?

13 Mar, 2015 |

Todos tenemos derecho a ser respetados. Todos. No existe ni un solo motivo que valide o acredite que alguien pueda ser discriminado por temas  como su raza, sexo, edad, estado civil, religión, origen social u orientación sexual.

El párrafo anterior parece algo con lo cual es lógico estar de acuerdo, ¿no? Sin embargo, en muchos lugares todavía se sigue excluyendo o acosando a quienes no pertenecen “a la media”. Todos hemos visto esta triste escena: una persona que es objeto de burlas -hasta en “buena onda”, podrían argumentar los que lo hacen- de parte de un grupo en el trabajo, el colegio o la universidad. ¿Te imaginas ser tú esa persona? ¿Cómo te sentirías?

LEE TAMBIÉN: ¿Cómo lograr una autoinclusión exitosa?

La dignidad y el respeto son valores fundamentales en la sociedad, y una conducta empática y comprensiva con quien nos rodea puede cambiar radicalmente la vida de otra persona. Muchas veces sucede que quien se levanta para defender el respeto al del lado, es tachado de “grave” o “sin sentido del humor”. Es fácil hablar de sentido del humor cuando no es uno el objetivo del chiste, ¿no?

Todos venimos de lugares diversos, nuestras experiencias de vida son diferentes y nuestra historia viene marcada por factores que estaban dentro o fuera de nuestro control, pero que sin embargo hoy forman parte de quién somos de manera indeleble. La justicia y el respeto a todos quienes nos rodean, sin importar su apariencia, creencias y cultura no es algo que pueda ser objeto de debate, es algo que simplemente debe ser así.  Cada uno de nosotros basa su dignidad en cómo nos planteamos frente a la sociedad, y para poder brillar con nuestras capacidades y habilidades, necesitamos estar en un entorno cómodo, donde nos sintamos escuchados y comprendidos.

LEE TAMBIÉN: ¿Cómo mejorar la autoconfianza?

No tengamos miedo a ser “el grave” del grupo. Muchas veces la gente no alcanza a dimensionar cómo sus palabras pueden tener efecto en otros, y cómo esas microagresiones pueden ir magullando su dignidad y espíritu. Si nos enfrentamos a una situación en la que sentimos que otro debe ser defendido, no nos callemos. Quizás,  unas pocas palabras pueden cambiar la realidad de otra persona.

En Walmart Chile creemos firmemente en el respeto a la dignidad de nuestros colaboradores y clientes, y por eso trabajamos día a día en crear programas y oportunidades vinculadas a temas de diversidad e inclusión, que hagan de nuestra empresa un lugar diverso en donde todos tienen un espacio para brillar.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS