Ahorro y eficiencia para el mañana

4 Feb, 2014 |

Se estima que 7 mil millones de personas habitan actualmente en el mundo y la ONU  afirma que en los próximos doce años aumentará a 8 mil millones. Con el aumento de la población viene el alza del consumo energético y la búsqueda de cómo satisfacer sus necesidades.

En Chile actualmente el consumo energético es de 300 mil teracalorías (Tcal) y para el 2020 se espera que sean 450 mil teracalorías (Tcal) las necesarias. Para poder satisfacer esos requerimientos se debe hacer uso inteligente de los recursos, es decir, eficiencia energética, la que se enfoca en el ahorro de los recursos sin perder la calidad de vida o de producción. ¿Cómo avanzamos en esa línea?Un camino es a través de la formación de hábitos y de un cambio de mentalidad del consumidor.

La mayoría de las veces que hablamos de crisis energéticas nos enfocamos principalmente en cómo generar nuevos tipos de energía para diversificar la matriz energética y dejamos escapar temas que también son importantes como la optimización de procesos y la implementación de nuevas tecnologías para ahorrar. Esto nos permitiría avanzar a pasos agigantados para lograr separar el crecimiento económico y de la población del aumento en el uso de la energía.

Para cumplir esa meta es que la Agencia Chilena de Eficiencia Energética (AChEE) destinó el 2013 cerca de $3.000 millones, enfocados en programas que impulsen e instauren la eficiencia energética en sectores como la edificación, transporte e industria.

Colombia ha hecho frente a esta situación y es por esto que en diciembre pasado el Ministerio de Minas y Energía y la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia firmaron un acuerdo para la creación de  un modelo de asociación para el diseño, desarrollo, promoción e implementación de proyectos de eficiencia energética. Ambas partes reconocieron la vital importancia que tiene la optimización de los insumos energéticos para el mejoramiento de la competitividad empresarial. Para lograrlo se realizarán cursos de capacitación, se incentivará el desarrollo de proyectos pilotos y se realizarán mesas conjuntas de trabajo entre diversos sectores.

El desafío de la eficiencia enérgetica parte por cada uno. Nosotros podemos reducir nuestro consumo energético a través de simples acciones que alivian nuestro bolsillo, reducen nuestras emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y de paso contribuyen a disminuir la dependencia del país de las importaciones de combustibles para generación eléctrica. La cultura de hacer las cosas bien está muy cerca.

*Si quieres conocer el proceso de Licitación para Energías Renovables No Convencionales que realiza Walmart Chile, has click aquí…

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS