Agricultura familiar y rural: ¡en la historia pueden estar las respuestas!

17 Oct, 2014 |

América Latina es, por tradición, una región de gran actividad agrícola, y gracias a su diversidad climática y geográfica, son muchas las especies que crecen en nuestra tierra, yendo desde lo más tropical a lo más austral. El rol que han desempeñado los pueblos originarios de la región en el desarrollo de cultivos diversos ha sido fundamental, y hoy son ellos los principales encargados de la preservación del legado de la agrobiodiversidad en América Latina.

El 16 de octubre se celebró el Día Mundial de la Alimentación, cuyo lema para 2014 es “Alimentar al mundo, cuidar el planeta”, con el fin de promover la sensibilización sobre la agricultura familiar y los pequeños agricultores, debido al importante rol que juegan en la mejora de la seguridad alimentaria y la correcta nutrición, además de la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible en las zonas rurales.

En América Latina y el Caribe, la agricultura familiar representa un 80% de los productores y genera un 50% del empleo rural. El director nacional de INDAP, Octavio Sotomayor, hace énfasis en la importancia de hacer un diseño que rescate lo local, “sobre todo en un país como el nuestro en donde las emergencias llevan ya varios años producidas principalmente por los efectos del cambio climático que nos tiene sumidos en falta de agua (sequía persistente), donde debemos aplicar programas específicos y que reconozcan lo excepcional”.

La experiencia adquirida por los nativos, y posteriormente pasada de generación en generación hacia los herederos de las culturas originarias, podría ser una fuente de aprendizaje tremendo para adquirir nuevos métodos de cultivo para la producción industrial, y la sabiduría ancestral guardada en las tradiciones de los agricultores familiares de nuestro país y la región pueden ser una solución a los desafíos que plantean los nuevos tiempos. Fueron ellos quienes recibieron la tierra y la amansaron, hoy está en nosotros volver a las raíces y conectarnos con las fuerzas naturales tal como ellos lo hicieron.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS