Te recomendamos un alimento para cada edad

5 Abr, 2016 |

Acabamos de disfrutar de la Navidad y el Año Nuevo. El pavo, unas copas de champaña, algunos postres y muchas cosas ricas fueron parte de la mesa que compartimos con nuestras familias en estas fechas en las que tradicionalmente la ingesta de calorías sube por las nubes y nuestra alimentación se desordena. Además, entre el stress de las compras navideñas y el ajetreo de fin de año, solemos optar por cocinar comidas que nos quitan menos tiempo y que no siempre son la opción más saludable.

“Se deben respetar los horarios de alimentación, evitar el exceso de carbohidratos como pan, arroz, pastas y sumar verduras de hoja verde a nuestras próximas comidas”, indicó Giselle Muñoz, nutricionista del Centro de Nutrición y Obesidad de la Clínica Las Condes.

Además de vigilar nuestras porciones, no podemos prescindir de ciertos alimentos que corresponde consumir en nuestra infancia, y los que son propios de los 20 años, los 30 años, y  así las décadas que siguen. Nuestro cuerpo tiene necesidades nutricionales especificas según cada edad. En la dieta de los niños debemos incluir una gran porción de lácteos, frutas y verduras ya que están en plena etapa de crecimiento, según apunta la revista Carrusel. En los veinte y treinta años, la clave es tener una alimentación equilibrada que presente proteínas, carbohidratos, verduras y grasas saludables, a las que se debe sumar la fibra durante los cuarenta ya que ayuda a prevenir enfermedades del corazón y cáncer, de acuerdo con el sitio Asesoría Nutricional.

Los años comprendidos en la década de los 40 son la edad clave para cambiar los malos hábitos alimenticios que podríamos haber estado teniendo y cultivar algunos más sanos, ya que el metabolismo se hace más lento y puede conllevar riesgos cardiovasculares u otras enfermedades. “Con el tiempo podría haber, por ejemplo, daño en las paredes de los vasos sanguíneos, que se van engrosando y causar infartos o accidentes vasculares. Además, la mala alimentación podría, también, empezar a dañar tu hígado. El hígado tiene una vida útil grande, tolera harto y con poca capacidad hepática puedes funcionar bien, pero si comes mal, finalmente se va a ir deteriorando silenciosamente” apuntó la académica del Departamento de Nutrición de la Universidad de Chile, Karen Basfi-fer, consignada por el diario La Tercera.

En caso de los adultos mayores, los expertos recomiendan mantener hábitos saludables y reforzar el consumo de calcio y fibra. Además, disminuir el consumo de sal y bajar los niveles de cafeína. Cabe destacar que en cada etapa de nuestra vida siempre es importante prácticar deporte al menos tres veces por semana.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS