Áreas verdes: un aporte para la comunidad

11 Ago, 2014 |

No cabe duda alguna sobre los beneficios que traen las áreas verdes en una ciudad: la calidad del aire, más espacios comunes para aprovechar, imagen urbana y recreación. Pero a las ventajas que ya conocemos, se agrega una nueva que tiene que ver con cómo estas áreas aportan a la calidad de vida de los habitantes de una ciudad: las áreas verdes podrían disminuir la delincuencia.

De acuerdo a Mary K. Wolfe y Jeremy Mennis, científicos del departamento de Geografía y Estudios Urbanos de la Temple University, las zonas residenciales que cuentan con mayor número de parques o jardines coinciden con las áreas con un menor índice de delitos como robo a casa o negocio, asalto o carterirsmo.

Para llegar a este resultado, los estudiosos contrastaron las estadísticas de criminalidad en la ciudad de Filadelfia desde 2005 con imágenes proporcionadas por un satélite especial, propiedad de la NASA, que es capaz de medir los niveles de clorofila presentes en el territorio.

Cuando los científicos compararon los datos obtenidos, concluyeron que las áreas verdes eran un referente de seguridad. Las tasas de asalto, robo con intimidación y hurto eran significativamente más altas en barrios con bajo nivel de vegetación, independiente de la densidad, población, pobreza y educación en los mismos.
Según los expertos, para este fenómeno podría haber dos explicaciones. Primero, que los espacios verdes incentivan a las personas a pasar más tiempo al aire libre de manera social, desalentando las conductas delictuales. En segundo lugar, la arborización podría tener un efecto terapéutico, ya que disminuye rasgos como como la irritabilidad y la disminución del control de impulsos.

Esta teoría no es nueva: en 2012, un estudio del Perelman School of Medicine de la Universidad de Pensylvania, postula que si en los terrenos vacíos de los barrios se plantan huertos o jardines, la sensación de seguridad aumenta y la criminalidad baja. Esto se debe a que los entornos verdes podrían influir en la disminución del miedo de la gente al percibir su barrio como más seguro y cuidado. El informe concluye que la transformación de los terrenos abandonados en espacios con vegetación, sin escombros o basura, reduce la delincuencia al dificultar los actos ilícitos ilegales, y al mismo tiempo, fomentan la unión de los vecinos y el cuidado por los espacios comunes.

Este análisis se refiere únicamente a las investigaciones realizadas en Estados Unidos, pero al menos deja el tema instalado y nos da para pensar si efectivamente se podría mejorar la calidad de vida de las personas en muchos niveles diferentes al implementar políticas de cuidado e incremento de áreas verdes en la ciudad.

En octubre de 2013, un grupo de colaboradores de Walmart Chile se unió a la iniciativa de la Corporación Cultiva, “Un Nuevo Aire para Santiago”, donde  se invita a las empresas y sus trabajadores a sumarse a la tarea de reforestación de la ciudad a través de la plantación de árboles, para mejorar la calidad de vida de los habitantes y la salud de nuestra ciudad.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS