Bonos para equilibrar el impacto al medio ambiente

19 Feb, 2014 |

Imaginémoslo así: la empresa A, ubicada en Chile genera varias toneladas de CO2, pero por motivos financieros que encarecerían el producto para sus usuarios, le ha sido imposible invertir para reducirlas. Paralelamente, en  un país de Europa, existe una empresa B que genera el mínimo posible con una tecnología de punta, pero que no puede crecer porque superaría su “cuota”.  Entonces, la empresa europea financia el cambio tecnológico de la empresa chilena, reduciendo con ello las emisiones de CO2 de esta última, y puede usar una parte de esa reducción para la ampliación de su planta en Europa, con lo que se obtiene una reducción neta de emisiones entre las dos empresas. Esa transacción recibe el nombre de Bonos de Carbono, un mecanismo internacional que fue impulsado por el protocolo de Kioto de 1997, y que busca reducir las emisiones de CO2 del mundo mediante la venta de esos cupos , los que se comercializan en el mercado de carbono.

Un ejemplo de ello es la plataforma para el comercio de bonos de carbono implementada por la Bolsa mexicana de valores, Mexico2, la segunda en su tipo en América Latina ya que Costa Rica fue el país pionero en este tipo de iniciativas. De acuerdo al diario Pulso, la plataforma permitirá, a través de la web, comprar certificados equivalentes al derecho de emitir una tonelada de dióxico de carbono. Con este sistema no sólo se puede financiar cambios tecnológicos para reducir emisiones, como el caso del ejemplo, sino también se puede financiar proyectos forestales que busquen capturar los gases de efecto invernadero.

La transacción de bonos de carbono es una iniciativa que ha tenido algunas experiencias en Chile. El año pasado, la Municipalidad de la comuna de Peñalolén, por medio de la empresa Patagonia Sur, puso a la venta bonos de carbono para que los habitantes de la comuna pudieran compenzar el impacto medio ambiental que generaban sus autos. Con las ganancias se comenzó a crear en el sur del país el Bosque Comuna Peñalolén. Otras iniciativas similares ha creado Patagonia Sur, empresa que ofrece la posibilidad de adquirir opciones que van desde plantar un bosque con el apellido de nuestra familia hasta tener un matrimonio carbono neutral.

Chile se adjudicó a principios de noviembre, su primer bono de carbono REDD+ (Reduced Emissionsfrom Deforestation and Forest Degradation), transable a nivel mundial, a raíz de sus esfuerzos por evitar la deforestación y degradación del bosque nativo. El proyecto  que permitió este logro fue la Reserva Costera Valdiviana, en la que se plantaran 2,5 millones de árboles autóctonos que permitirán recuperar más de 3.500 hectáreas de bosque nativo.  “Nuestro país tiene un gran potencial en la captura de carbono, tanto por los suelos factibles de ser forestados, que superan las 2 millones de hectáreas, como por el manejo del bosque nativo, especialmente en el área de evitar la degradación de estos ecosistemas, que cubren sobre las 14 millones de hectáreas del suelo continental y de las cuales unas 6 millones de hectáreas pueden ser manejadas e incorporarse a esquemas de mercados de carbono. Ésta es una gran oportunidad para las empresas nacionales y extranjeras, a fin de invertir en procesos que compensarán la huella de carbono de sus actividades”, indicó Eduardo Vial, Director de la Corporación Nacional Forestal (CONAF).

Así que ya sabes. Ahora es posible compensar el dióxido de carbono que enviamos a la atmósfera terrestre a través de la simple adquisición de bonos de carbono, que a su vez permitirán financiar un proyecto que ayude a reducir el calentamiento global.

Por Belén Miranda

 

*Si quieres conocer algunas de las iniciativas de Walmart Chile en términos de Sustentabilidad, haz click aquí…

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS