Casas más tibias, cuentas más pequeñas

2 May, 2013 |

Se acerca la época del año en que las temperaturas bajan y lamentablemente tendremos un gasto extra en calefacción. ¿Cómo hacer que el frío no se convierta en un sufrimiento para nuestras billeteras? Es bastante simple, ya que con sólo implementar algunos pequeños cambios en casa, notaremos una diferencia. Fernanda Energici, arquitecta de la Universidad Católica, nos da sencillos tips para lograrlo:

El factor cortina

Una buena opción y accesible es poner dos capas de cortinas en las piezas. Una cortina más delgada adelante, que tape el sol del verano, y otra más gruesa atrás, que quede en contacto con la ventana para aislar el frío que entra por ahí.

Cierra las habitaciones que no usas

Es importante cerrar las piezas que no están siendo usadas para que el calor de la calefacción se concentre en las que sí se están utilizando. Además, mantener abiertas las cortinas de las piezas con orientación norte, para que entre el calor durante el día.

La goma salvadora

Aislar puertas y ventanas es una de las recomendaciones más importantes y fáciles de hacer. En las tiendas venden unas huinchas de goma- similar a la goma eva- que se instalan debajo de las puertas y en los marcos de las ventanas, impidiendo la entrada de aire frío.

Estufas con la ubicación ideal

Si estás pensando instalar radiadores o estufas fijas de pared, conviene ubicarlos debajo de las ventanas, así el aire frío que entra, se calienta y sube, produciéndose una circulación natural de aire.

Los árboles también ayudan

Tratar de no plantar cerca de la casa- especialmente en la fachada sur- árboles perennes, porque darán sombra todo el año. Es mejor tener árboles caducos, sobre todo en las orientaciones norte. Esto permitirá que entre el calor del sol durante el día.

Con estos consejos es posible ahorrar hasta un 30% en gastos de calefacción. Ya que lo sabes, sólo queda una cosa por hacer: ¡manos a la obra!

 

Por Javiera Pérez

Tags:

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS