Chile avanza hacia la generación de energía sustentable

24 Jul, 2014 |

Nuestro país se enfrenta a una creciente dependencia de la energía extranjera y a una mayor vulnerabilidad de su sistema energético. Aproximadamente el 65% de la energía que utilizamos proviene de combustibles fósiles y en los últimos 15 años, la importación de energía ha aumentado del 48% al 68%. Este panorama presenta un importante desafío al obligarnos a replantear cuáles serán los pasos a seguir para satisfacer la demanda de energía eléctrica a nivel nacional.

La diversificación de las fuentes energéticas de nuestra matriz hoy busca avanzar por el camino de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC), cuyas proyecciones van en aumento de año a año. Motivos para esto sobran: además de generar energía limpia y cada vez más accesible gracias a los avances tecnológicos, su uso reduciría las importaciones de diesel, gas natural líquido y carbón, además de entregar una mayor seguridad energética frente a la creciente incertidumbre de recursos globales de energía, convirtiéndola en una opción interesante tanto desde el punto de vista económico como del ecológico.

Según estimaciones del Centro de Energías Renovables (CER) –entidad dependiente del Ministerio de Energía-, los proyectos que tienen como base las ERNC tendrán un rápido ritmo de incorporación, que permitiría que a fines de este año la capacidad instalada en los principales sistemas eléctricos del país, los interconectados Central y del Norte Grande (SIC y SING), se duplique con la integración, principalmente, de proyectos eólicos y solares, como explicó el Diario Financiero.

En este sentido, el Gobierno se ha preocupado de tener una postura al respecto y es por eso que uno de los ejes de la agenda de energía lanzada recientemente es lograr las condiciones para incorporar de manera acelerada las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) a la matriz de generación. Según las proyecciones que tiene el Ejecutivo, a fines de 2014 las energías renovables representarán poco más del 10% de la capacidad instalada en el SIC y SING, que totaliza unos 19.000 megawatts.

Aunque se ve complejo un crecimiento de esa magnitud en un plazo tan breve, el sólo hecho de que el Gobierno tenga esa aspiración es una prueba indiscutible de la importancia que se les está asignando al crecimiento de las ERNC en Chile. En 2013, 20 nuevos proyectos entraron en funcionamiento, apuntando al objetivo planteado por la ley 20/25 -promulgada en octubre del 2012– que estipula que para el 2025, el 20% de nuestra matriz debe ser generada de forma limpia y sustentable.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS