Con sello limpio

1 Feb, 2014 |

La sustentabilidad llegó a Chile para quedarse. Desde la ley que promueve la utilización de energías limpias en la matriz energética nacional hasta diversas iniciativas que incorporan éste concepto en el modelo de negocios de las empresas. Cada vez más se evidencia un compromiso creciente en nuestro país con productos y servicios que sean amistosos con el medio ambiente.

Un gran ejemplo de los avances obtenidos fue la formación del Consejo Nacional de Producción Limpia. El CPL se creó el 2000 como una entidad pensada para cambiar la cultura productiva de las pequeñas y medianas empresas, para que pasaran a un enfoque preventivo en vez de correctivo. Así, el CPL difundió conceptos de producción limpia y desarrollo sustentable para así alcanzar una modernización productiva y mayor competitividad entre empresas. Para lograrlo, la entidad debió forjar alianzas de cooperación entre instituciones del sector público y privado, articular políticas y tomar decisiones entre varios representantes.

El CPL decidió enfocarse en las Pymes para lograr que fueran más sustentables, para así poder “aportar al desafío presidencial de bajar en un 20% la emisión de gases con efecto invernadero al año 2020”, indicó Jorge Alé, director nacional de CPL al Diario VI Región. También agregó que el rol de la entidad no es la de fiscalizar, sino la de facilitadores de la actividad empresarial.

Para lograr que las empresas sean más sustentable, el Consejo cuenta con los Acuerdos de Producción Limpia (APL), los cuales comprometen a las empresas pertenecientes a un sector específico y a organismos públicos que tengan competencias en él para que adopten medidas específicas enfocadas en mejorar las condiciones de productividad, y así cumplir las normas medioambientales. Esto se realiza a través de la jerarquización de prioridades, como la prevención y disminución de los índices de contaminación, el uso de las “3R”, esto significa reciclaje, recuperación y re utilización, además de la realización de tratamiento y disposición final para los desechos.

Actualmente el CPL ha avanzado un poco más. Desde diciembre del 2013, mediante un convenio con la Fundación Chile está incorporando en los APL el concepto ciclo de vida; de ésta manera no solo ven qué pasa dentro de la industria, sino que también qué pasa cuando traspasa las fronteras.

Si todas nuestras industrias se vuelcan a la sustentabilidad y se adhieren a los principios planteados por los Acuerdos de Producción Limpia estaremos contribuyendo a un mundo mejor.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS