Des – embolsando la ciudad

15 Nov, 2013 |

Las bolsas plásticas han sido por décadas un elemento fantástico a la hora de ir de compras, de  transportar cosas o incluso para taparnos la cabeza en una lluvia inesperada. Sin embargo su uso debe ser más consciente, dado que cada una demora entre 100 y 400 años en degradarse. Es por esto que al recibirlas debemos hacernos responsables por su destino después del consumo. Las alternativas son: reciclarla o reciclarla. ¿Qué tal? De lo contrario te invitamos a sumarte a la tendencia de dejar de utilizarlas.

Una de las ciudades que se ha comprometido con eliminar la entrega de bolsas plásticas en tiendas comerciales es Los Ángeles, en Estados Unidos. Después de años de acumulación de bolsas en alcantarillados, playas y basureros, la comunidad decidió organizarse y hacer algo por evitar el daño que le hacían al medioambiente; además de dejar degastar millones  para su recolección. Gran parte de esta iniciativa nació gracias a Heal The Bay (http://espanol.healthebay.org/), una organización sin fines de lucro que desde 1985 han estado trabajando para limpiar y cuidar la costa sur de California.

Y la tendencia está extendiéndose alrededor del mundo: en la ciudad australiana de Victoria se aplica un impuesto a cada bolsa entregada en supermercados, en Francia existe una ley que desde 2010 prohíbe la comercialización de bolsas plásticas tradicionales para así promover el desarrollo de productos plásticos biodegradables y en China los supermercados deberán pagar seis centavos más por cada bolsa que entreguen. En Buenos Aires, incluso, se aprobó a principios de este año una iniciativa para reducir el uso de bolsas plásticas de forma paulatina en un plazo de dos años, comenzando a cobrar por ellas.

También en Chile

En el sur de nuestro país se encuentra una ciudad pequeña, de 20 mil habitantes, verdes paisajes y muy turística. Se trata de Pucón, la primera localidad en Chile que se ha propuesto terminar con el uso de bolsas plásticas en el comercio. La ordenanza municipal que se propone para sustentar esta meta, está enfocada en frenar la contaminación de ríos, lagos y quebradas de la zona. Los habitantes y turistas de Pucón fueron consultados por las autoridades de la ciudad para recoger ideas sobre cómo evitar el uso del plástico en la ciudad porque las bolsas estaban comenzando a formar parte del característico paisaje y era algo que no querían.

Una buena y necesaria idea que, afortunadamente, vemos cómo se va replicando en distintas ciudades del mundo, incluso en nuestro sur de Chile, donde ya empiezan a decirle “sí” a un paisaje libre de plástico.

Por Javiera Pérez

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS