Diseño accesible: un espacio para todos

28 Oct, 2014 |

Nuestra sociedad avanza hacia un nuevo orden en el que todos tenemos un espacio, independiente de sus características personales. La inclusión se ha tomado la agenda y cada día más gente adhiere a los principios de la diversidad en todos los ámbitos de la vida, y cada vez son más quienes adoptan con naturalidad el tema del respeto por las diferencias, haciéndolo una práctica habitual y no aislada en el día a día.

Mientras más avanzamos en este tema, van surgiendo nuevas y mejores maneras de integrar la diversidad en lo cotidiano, y un ejemplo de esto es el vuelo que está tomando, a nivel mundial, el diseño accesible, que se entiende como la creación de espacios y productos que sean utilizables por cualquiera, acogiendo las necesidades de la mayor cantidad de personas posibles, incluyendo a quienes tengan alguna discapacidad o derribando barreras idiomáticas, por ejemplo.

La Universidad Estatal de Carolina del Norte, en Estados Unidos, creó el “Centro de Diseño Universal”, fundado por el diseñador industrial y arquitecto de la misma universidad, Ron Mace, quien definió el término diseño universal lo que “busca estimular el diseño de productos atractivos y comerciales que sean utilizables por cualquier tipo de persona. Está orientado al diseño de soluciones ligadas a la construcción y a los objetos que respondan a las necesidades de una amplia gama de usuarios”. En esta línea, este centro definió siete ejes para el diseño accesible, que se basan en:

Igualdad de uso: Entregar condiciones de uso transversales para todas las personas, evitando la segregación.

Flexibilidad: Diseño adaptado a la mayor cantidad de capacidades individuales.

Uso simple y funcional: El funcionamiento del espacio o el diseño debe ser entendible para todos, eliminando complejidades innecesarias.

Información comprensible: Entrega de la información de diferentes maneras, ya sea visual, auditiva o táctil, con el fin de maximizar la legibilidad.

Tolerancia al error: La disposición de los elementos en el espacio de manera de reducir riesgos y errores para quienes circulen en él.

Bajo esfuerzo físico: Minimiza el esfuerzo físico al utilizar el diseño de manera cómoda y eficiente, reduciendo con esto el desgaste innecesario de energía.

Espacio y tamaño para el acercamiento y uso: Disponer de espacios amplios y adecuados para la manipulación, movimiento, uso y alcance, independiente de la posición y tamaño del usuario.

Todos los espacios pueden ser adaptados o construidos bajo los criterios del diseño universal. Por ejemplo, los trabajadores de Walmart Chile que tienen alguna discapacidad cuentan con el apoyo de la empresa en crear espacios adaptados a sus necesidades, como rampas de acceso en edificios y supermercados, además de materiales de trabajo dispuestos para su fácil acceso, como es el caso de quienes trabajan en la sección frutas y verduras y utilizan pesas para sus labores. Conoce más sobre las políticas de diversidad e inclusión de la empresa haciendo click acá.

¿Qué tan bueno es algo que no todos podemos usar? Hagamos que nuestros espacios sean lugares en donde todos podamos vivir mejor.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS