Diversidad e Inclusión en Walmart Chile: ¡Todos somos especiales!

7 Nov, 2016 |

Existen cientos de características que nos diferencian y nos hacen únicos. Elementos como nuestro sexo biológico, la generación a la que pertenecemos, nuestro origen social, la cultura en que hemos crecido o la religión en que fuimos criados son fuente de enorme riqueza y creatividad. Todos somos especiales y en nuestra interacción tenemos mucho que aprender y aportar. El problema surge cuando esas características se vuelven un pretexto para ser discriminados por los demás.

En la visión moderna de una empresa, la gestión de equipos humanos cada vez más diversos se ha vuelto  una necesidad creciente. ¿Es acaso una nueva forma para vestir a una marca de atributos positivos y que sea vista como responsable por sus clientes? Es mucho más que eso. Una empresa debe trabajar para ser un espacio más diverso e inclusivo porque es una fuente de mayor compromiso, creatividad y productividad. Se ha vuelto  una ventaja competitiva.

Cuando cada uno de los miembros de un equipo humano se siente incluido, aceptado y empoderado al interior de una organización, sin importar sus condiciones específicas, se despierta en ellos naturalmente un mayor grado de identificación con su trabajo. Se vuelve un espacio en el que se siente a gusto. Eleva su nivel de compromiso.

Como consecuencia de ello, cada individuo sentirá que no enfrenta barreras para entregar su máximo potencial y expresar su opinión. En un ambiente en que prima el respeto mutuo de las diferencias, se ampliarán entonces los puntos de vista a la hora de enfrentar un desafío. Tal variedad es la fuente natural de la creatividad.

Mayor compromiso, y de la mano de ello, mayor creatividad, redunda finalmente en mayor productividad. No solo porque se eleva el nivel de involucramiento de las personas al sacar adelante productos y servicios, sino porque las soluciones que propongan estarán en mayor sintonía con las necesidades de quienes los demandan. ¿Por qué? Porque un equipo humano más diverso, puede ponerse en el lugar de una mayor variedad de perfiles de clientes.

¿Basta entonces con formar un equipo con personas de los más variados perfiles para obtener mayor compromiso, creatividad y productividad? No. Porque un grupo diverso puede caer preso del desconocimiento y el temor entre quienes se consideran diferentes, generando separación y dispersión de un objetivo común.

El desafío para una empresa que busca ser más diversa, en primer lugar, es contar con una cultura interna inclusiva, que respete y acoja las diferencias de cada uno de sus miembros. Pero no basta con eso. Requiere además de una misión trascendente, que sea capaz de motivar e inspirar al más variado perfil de personas. Que la valoren en común. Que la hagan propia.

En este último desafío, los líderes de una organización son imprescindibles. Como en cualquier organización, los líderes son los llamados a transmitir, inspirar y vivir la misión de su empresa. Por ende, el punto de partida para una empresa que quiere ser más diversa e inclusiva se encuentra en sumar a su equipo directivo a acoger la diversidad, a convencerse de sus beneficios y valorarla, incluyendo a todos según sus competencias y su desempeño, sin distinciones de otro tipo.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS