Educación verde desde la infancia

26 Nov, 2013 |

¿Cómo te imaginas el mundo en el que crecerán tus hijos y nietos? Seguramente uno en que las bellezas naturales de la Patagonia, el Desierto de Atacama y la Cordillera de los Andes, permanezcan intactos y sigan siendo testimonio de la riqueza natural de nuestro país. Ese sueño depende de una buena educación ambiental que es tarea de todos. A través de pequeños consejos podemos educar a nuestros niños para que desarrollen habilidades y actitudes para convivir en armonía con la naturaleza.

La importancia de esa orientación a edad temprana es destacada por distintas autoridades. De acuerdo al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), “la educación ambiental desarrolla en las personas un mayor sentido de responsabilidad y aumenta la conciencia sobre las consecuencias de sus acciones”.

En 2003, se creó el Sistema Nacional de Certificación Ambiental de Establecimientos Educacionales (SNCAE), una iniciativa conjunta entre el Ministerio del Medio ambiente, el Ministerio de Educación y la Organización de Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO) que busca que los niños, a través del proceso educativo, aprendan a tomar conciencia de los problemas que aquejan al medio ambiente, con el fin que ellos se conviertan en un factor de cambio positivo para solucionarlos.

La iniciativa ha dado sus frutos. De acuerdo al sitio web Veo Verde, hasta ahora existen en Chile 1.300 colegios con iniciativas de cuidado ambiental dentro de sus programas educativos.

Eco-consejos para los pequeños de la casa

Según el sitio Educar Chile, una buena forma de lograr que los más pequeños se interesen por el medio ambiente es sacarlos a paseos en que ellos vean y entren en contacto con la naturaleza.

Por otra parte, el reciclaje también es una excelente opción. Enseñarles sobre los beneficios que existen al disminuir las cantidades de desechos que generamos los ayudará a tomar conciencia sobre la contaminación y el impacto que tiene la extracción indiscriminada de recursos.

Además, será entretenido para ellos si como familia crean un sistema de reciclaje para separar los desechos y convertir algunos en compostaje para fertilizar el jardín. Todo lo que implique ensuciarse las manos y tierra,  hace felices a los niños.

Reutilizar también es una buena carta. Ese neumático viejo o esa caja de cartón olvidada en algún rincón del patio, pueden terminar siendo un lindo columpio o una nave espacial. ¡La imaginación es el límite!

Quieres conocer la red de reciclaje colectivo de Walmart Chile? haz click aquí…

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS