El idioma, fuente de integración

29 Jul, 2015 |

El lenguaje verbal es sin duda una de las herramientas más brillantes inventadas por la humanidad. No son pocos los que opinan que es la diferencia más significativa que tenemos frente a otras especies que –si bien se comunican sonora, corporal y hasta químicamente– no han logrado el desarrollo de un idioma como tal.

Sin embargo el lenguaje dice mucho más de lo que aparenta. Ya sea la construcción

gramatical de las frases, la ausencia o variedad de sinónimos frente a un mismo concepto, o la existencia de palabras específicas para ciertas cosas, en él están las claves para entender la sociedad que les dio origen.

Por ejemplo, en el japonés el verbo que da sentido a la oración va al final de la frase, lo que obliga al que escucha a no interrumpir al otro. Esto sólo pudo surgir en una comunidad donde el respeto y la calma son cualidades preciadas. Por su parte, en el inuit –idioma hablado por los esquimales– hay 19 formas de referirse a la nieve o a los fenómenos asociados a ella, lo que sin duda describe el contexto donde éste es utilizado.

Acercarse a idiomas extranjeros es también comprender mejor otras culturas, y por tanto a las personas. Es por ello que la multiplicidad del lenguaje humano, más que una barrera de comunicación,  presenta una oportunidad de integración y de respeto a la diversidad.

¿Quieres probar? Te presentamos una lista de palabras únicas en su tipo ya que no tienen traducción exacta en otro idioma. Es decir que es imposible usarlas o si quiera explicarlas en otro lenguaje utilizando un solo término.

¿Te animas a adivinar qué nos dicen estas palabras sobre la cultura que les dio origen?

WALDEINSAMKEIT -Alemán-

El sentimiento de estar solo en el bosque

KOMOREBI -Japonés-

Luz de sol que se filtra a través de las hojas de los árboles.

JAYUS -Indonesia-

Broma contada de tan mala forma y con tan poca gracia que los oyentes no pueden parar de reír.

CUALACINO -Italiano-

La marca que deja en la mesa un vaso o copa fría.

SOBREMESA -Español-

Tiempo que se dedica al finalizar de comer para conversar con quienes te acompañan.

GUFRA -Árabe-

Cantidad de agua que se puede sostener al juntar las manos.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS