Terrenos para sembrar el futuro energético

12 Mar, 2014 |

Vamos camino a la cuarta región. El viento sopla con fuerza en una gran extensión de terreno, el que vislumbramos tiene potencial para instalar un parque éolico. Pero hay un pequeño detalle, el terreno es propiedad del Estado. ¿Qué debo hacer?

Con el objetivo de diversificar la matriz energética nacional, el Ministerio de Bienes Nacionales se ha puesto la camiseta con las energías renovables no convencionales (ERNC), y ha comenzado a dar prioridad a la construcción de este tipo de proyectos en terrenos fiscales. El cómo, cuándo y dónde debo postular está recogido en la orden Ministerial número 2,  la cual reúne las normas en materia de concesiones de inmubles fiscales para el desarrollo de iniciativas de ERNC.

De hecho, en diciembre de 2012, sólo habían 795 MW autorizados en 16 iniciativas repartidas en 7.858 hectáreas. Siete meses despúes, las cifras se duplicaron con 24 concesiones para proyectos de energías limpias, según detalló el Ministro Rodrigo Pérez para el Ministerio de Bienes Nacionales.

¿Cómo funciona?

Para poder usar el terreno, el cual será otorgado por un plazo que no podrá exceder los 30 años y mediante el pago de una renta anual, se debe participar en una licitación pública, llamada por el Ministerio o solicitada por los interesados, siempre y cuando cumplan con los requisitos. A mediados de julio de 2013, las peticiones bordearon las 265, un equivalente a 10.000 MW, de acuerdo con cifras del mismo ministerio.

La persona debe presentar un formulario ante la Secretaría Regional Ministerial de Bienes Nacionales (SEREMI), señalando el terreno de su interés. Luego de un exhaustivo análisis- en el que se verificará si cumple con los criterios básicos de eficiencia y respeto a los límites naturales, entre otros- el SEREMI dará una respuesta en un plazo máximo de un mes, en el que también puede sugerir algunas recomendaciones.

Una vez definidas las coordenadas del terreno y con el visto bueno de la SEREMI, el interesado debe entregar dentro de 30 días la “Garantía para Gatillar Licitaciones” en la que se especifica que cumple con los requisitos necesarios para llevar adelante el proyecto. En caso de no hacerlo, la iniciativa se declarará como abandonada. Dentro del documento, que tendrá una duración de 240 días desde su presentación, se detalla que el interesado debe tener 200 Unidades de Fomento (UF), más dos UF por cada hectárea de terreno solicitado.

Una vez finiquitado esto, el SEREMI fija el valor del terreno y llama a una licitación pública. Si el valor del terreno supera las 5UF por hectárea a pagar anualmente, el interesado puede decidir si participa o no en el proceso con la oferta que estime conveniente. De no hacerlo se le devolverá su garantía, pero si valor es inferior a las 5UF, y no presenta una oferta acorde a las bases, la garantía se cobra como multa.

Con todos los papeles en regla se procede al contrato, el cual incluye tres períodos: Estudios, Construcción y operación.

Si tienes las ganas, la idea y la forma de llevar a cabo el proyecto, no esperes más y acércate al SEREMI de tu región. Las ERNC son el futuro, y Chile está lleno de perspectivas.

Por Belén Miranda

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS