Una Mentalidad Positiva en Nuestra Compañía

29 Abr, 2016 |

La inclusión laboral, es una práctica cada vez más común dentro de las empresas, existiendo una tendencia, en nuestro país, de ser más inclusivos y valorar la diversidad. Muchas personas con discapacidad han pasado a formar parte del flujo económico.

El acceso al trabajo para las aproximadamente mil millones de personas con discapacidad, que equivalen al 15% de la población mundial, es un desafío importante que conlleva un alto impacto económico y social. Respecto a este tema la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), ha entregado el estudio Factores Para la Inclusión Laboral de las Personas Con Discapacidad. Éste se realizó con un conjunto de empresas que tienen al menos un colaborador con discapacidad. El 48% pertenece a rubros industriales, el 42% al sector servicios y un 10% al comercio, teniendo la mayoría más de 200 trabajadores en total (43,8%). Las empresas encuestadas hoy contratan cerca de 124.580 trabajadores, de los cuales 605 son personas con discapacidad (0,5% del total).

Barreras para la integración

Siendo una iniciativa incipiente en Chile, los cargos que ocupan las personas con discapacidad en las empresas son, generalmente, de nivel jerárquico bajo. Casi la totalidad (96%) se desempeña como operario, mientras que sólo un 2,4% lo hace como jefe o mando medio y el 1,6% se desempeña en la alta dirección.

Uno de los principales factores que afectan el retraso de la inclusión es la ausencia de una política inclusiva corporativa, pero más importante, es que la cultura interna, que es aún tímida en este aspecto. Lo importante es tenerla presente porque es algo que se desarrolla con el tiempo y en las relaciones interpersonales.

Mayores beneficios

En este sentido, el estudio presenta más beneficios que barreras. Por un lado, existe un impacto positivo en la economía personal y familiar de la persona con discapacidad, al aportar con más recursos en hogar y sobre todo genera mayor grado de autonomía porque aumentan sus recursos y deja de depender totalmente de su familia o de terceros. También mejora la autovaloración personal al insertarse en un puesto de trabajo, sentirse incluidos y adaptarse al nuevo ambiente.

Y no solo las personas con discapacidad obtienen beneficios, sino que también, este estudio, habla sobre las empresas que los incluyen, al tomar esta medida. Existe más motivación dentro de los trabajadores ya que les causa un sentimiento de orgullo respecto de la empresa que representan, viéndolo como un mejor lugar de trabajo. El clima laboral también mejora porque al tener que adaptarse a esta nueva situación existirá un efecto positivo en las relaciones dentro del equipo de trabajo.

Adquirir este compromiso, también afecta positivamente en el relacionamiento con los clientes y la comunidad, dado que, mientras más diversidad haya entre los colaboradores, será más posible ponerse en el lugar de los clientes y sus necesidades, que son tan diversos como la demografía de cada país.

Lograr una efectiva inclusión laboral de las personas con discapacidad, sin duda, contribuye a la construcción de sociedades más empáticas y solidarias. Por una parte, permite a las empresas realizar una labor efectiva en este plano, sin abordarlo sólo desde la filantropía. Por otra, sensibiliza a colaboradores y clientes, a través de la información y la experiencia, facilitando la integración y permitiendo que algunas barreras de entrada, en términos laborales y sociales, vayan disminuyendo progresivamente.

Por Ronit Konitzki

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS