La Felicidad es el Nuevo Paradigma Para el Desarrollo

12 Jun, 2013 |

Para algunos la felicidad es un estado de ánimo profundo que se logra mediante herramientas emocionales, para otros es una habilidad fundada en pensamientos racionales y también, hay quienes lo atribuyen a un camino de evolución espiritual. Pero en términos generales hay consenso respecto a que, es uno de los anhelos más potentes de la humanidad y que el equilibrio de nuestras acciones es un componente fundamental para lograrlo.

Este equilibrio debe incorporarse como un estilo de vida que influya  positivamente en nuestras decisiones. En términos laborales y personales, las relaciones humanas son fundamentales y se recomienda una comunicación eficiente basada en el respeto y la verdad. En términos emocionales, la literatura expone múltiples dimensiones afectivas que se cultivan en vínculos basados en la confianza y el cariño. Por último, también hay menciones sobre el uso de la razón como herramienta para conseguir la felicidad, en este sentido, sirve todo aquello que nos ayuda a ser conscientes de las dimensiones positivas de nuestra vida, como libros y herramientas de auto-ayuda, el contacto con novelas y películas con contenidos trascendentes y espacios de auténtico ocio que nos invite a reflexionar.

Basado en la convicción  que la felicidad es la gran búsqueda trascendental humana, Bután, el país al norte de China, ha desarrollado, desde el 2008, una estrategia de medición y fomento de aspectos que puedan traer más felicidad a la vida de las personas: la Felicidad Interna Bruta (FIB). Inspirado en el Producto Interno Bruto (PIB), Bután ha decidido tomar de la mano ambas mediciones como parámetro para tomar decisiones respecto a las políticas públicas.

Ese país ha sido capaz de observar que los gobiernos del mundo se enfocan sólo en el PIB, salud, educación, fortalecer la democracia y medioambiente, dejando de lado áreas igualmente importantes como el bienestar psicológico, vitalidad comunitaria, cultura y uso del tiempo en familia, ocio y amigos; y que al no ser tomados en cuenta se produce un desequilibrio.

“La FIB es tener una medida auténtica, genuina del progreso, es decir cuando uno tiene progreso de verdad lleva a que la gente esté mejor y más feliz, mientras que con el PIB sabemos que no existe esa relación. En Bután siempre lo hemos sabido y siempre nos hemos preguntado, porqué es que el PIB sube si uno corta un árbol y ¿si deja el valioso árbol en el bosque, no tiene valor?”, menciona Karma Tshiteem, Secretario de la Comisión Nacional para la Felicidad del Reino de Bután.

En Chile, la única aproximación que tenemos es la encuesta casen 2011, realizada por el Ministerio de Desarrollo Social, que arrojó un promedio de bienestar personal de 7,2 en escala de 1 a 10, siendo los hombres chilenos quienes están más satisfechos con su vida.

 Por Margarita Gallardo y Kim Brierley

 

*Si quieres conocer algunas iniciativas de la Gerencia de Diersidad e Inclusión de Walmart Chile, lee aquí

Tags:

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS