Firmando para un terreno de ERNC

27 Mar, 2014 |

Norte, centro y sur. Desierto y kilómetros de mar. La extensión geográfica de Chile está llena de posibilidades y potencial para llevar a cabo proyectos de Energías Renovables No Convencionales. Conscientes de este panorama, el Ministerio de Bienes Nacionales se ha unido a los esfuerzos para generar una matriz eléctrica limpia y sustentable, para lo que elaboró la Orden Ministerial Número 2, un documento que reúne todas las normas a las que debemos prestar atención en caso de aspirar a licitar un terreno del Estado para iniciativas de este tipo.

Como ya vimos en el artículo anterior, el proceso para tramitar una concesión es simple y una vez que se han presentado todos los papeles, se han pagado las garantías, se deben ajustar los términos de las bases de licitación, ¿En que consiste este período?

Todos los detalles estarán bajo el contrato de concesión que tiene tres etapas: Estudios, Construcción y Operación.

El período de estudios sirve para dimensionar bien los alcances de la factibilidad técnica, económica y medioambiental del proyecto, un lapso que concluye cuando se inicia la construcción de la iniciativa, la que debe cumplir al menos con una capacidad mínima instalada de 1 MW por cada seis hectáreas. Una vez sorteado este período, vendrán dos años en los que se desarrollará la etapa de construcción del proyecto.

Finalmente, listos los estudios y finalizada la construcción, viene la mejor parte: la operación. Luego que un auditor calificado certifique que la iniciativa cumple con la capacidad instalada que quedó pactada en las bases y de una posterior auditoria del Ministerio de Bienes Nacionales, el proyecto está listo para generar energía limpia y sustentable.

Para evitar que los proyectos no se aborten a mitad de camino, el Ministerio de Bienes Nacionales solicitará el pago de garantías, cuyos valores estarán fijados de acuerdo a cada etapa del contrato de concesión.  Un ejemplo de ello es que durante el período de construcción la empresa que se adjudicó el terreno debe pagar el 50% del valor comercial de la propiedad o 350 UF por hectárea.

Hay que tener cuenta que los factores claves para asegurar la adjudicación del terreno serán: la cifra que el interesado pagará al Ministerio en caso de poner fin anticipadamente al contrato y la renta que pagará por el terreno, la que contempla los periodos de construcción y operación.

Los detalles y trámites para aspirar a una concesión pueden sonar difíciles pero el proceso bien vale la pena, un Chile limpio y lleno de energía verde nos espera.

Por Belén Miranda

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS