La solidaridad parte por casa

24 Mar, 2015 |

Un niño es como un cuaderno en blanco, y nosotros, los responsables de transmitirles valores y enseñanzas que les harán ser mejores personas. Es un hecho que ellos aprenden con el ejemplo, y por eso la mejor forma de enseñanza -especialmente cuando se trata de inculcar modales y transmitir conductas- es aplicar uno mismo lo que queremos transmitirles.

En este sentido, la solidaridad es uno de los valores que más ayuda a crear lazos de confianza y de unión entre los niños, pero hay que ser cuidadosos ya que los niños no los adoptarán si se les presentan como una obligación. Un excelente punto de partida es acostumbrarlos de pequeños a compartir sus cosas con los demás, para que lo vean como algo natural.

LEE TAMBIÉN: Voluntariado ciudadano: ¡donde hay una intención, hay una manera!

De todas maneras, nuestro ejemplo es la señal más poderosa que podemos entregarles, e inculcar en niños la conciencia sobre las necesidades de los demás y el deseo de contribuir y colaborar con el resto es una labor que, si bien puede ser reforzada en la escuela o el jardín, también es responsabilidad de los adultos que los rodean. Además, hay estudios que afirman que las conductas solidarias están inscritas en la neurobiología de cada individuo, por lo que son valores que se pueden estimular y desarrollar.

A continuación te entregamos algunos tips para enseñar a los más pequeños cómo adoptar de manera más natural conductas solidarias:

  • Enseñar la solidaridad y cualquier otro valor a través del ejemplo. Que los padres sean solidarios entre ellos y con la comunidad ayudará a que los niños asimilen dicha conducta como algo natural.
  • Enseñar a los niños a ponerse en el lugar del otro, ya que permitirá que generen empatía por los demás.
  • Establecer una fluida comunicación con los hijos. Conversar con los niños ayudará a fomentar su confianza en las enseñanzas de los padres.
  • Mostrar y comentar con los niños situaciones donde hayan actos solidarios y cuáles son las recompensas de los involucrados al promover este valor. Es importante hacerlos participar de actividades de voluntariado e involucrarlos en causas que ellos elijan, como por ejemplo donación de ropa o juguetes, aportar dinero a una fundación o, si son más grandes, llevarlos a actividades como construcción de mediaguas o eventos a beneficio.

LEE TAMBIÉN: Trabajo pro bono: profesionalismo al servicio del otro

El ejemplo más grande que podemos darles es el propio. Seamos más solidarios nosotros para que, de alguna manera, podamos plantar las semillas de la empatía y la generosidad en el mundo del mañana.

Si quieres saber qué hace Walmart Chile en temas de RSE, haz click acá.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS