Lo difícil que es desconectarse del trabajo en las vacaciones

7 Jul, 2016 |

Para muchos, ya estamos en vacaciones de invierno y al mismo tiempo pertenecemos a una de las etapas comunicacionales más importantes de la historia. Según un estudio de la consultora Randstad, más del 60% de la plana directiva de las empresas nacionales estará conectado a su trabajo en periodo de vacaciones.

Los usuarios tan solo necesitan una conexión a una red, un simple smartphone para seguir conectado y actualizado a lo que está pasando en la oficina -correo, Linkedin, Facebook, Whatsapp-. “Incluso sin estar de vacaciones, en los horarios de descanso y durante la noche, sigues leyendo o sabiendo lo que ocurre en el trabajo”, indicó a La Tercera, Guillermo Bustamante, coordinador de la Escuela de Comunicación Digital y Multimedia de la U. del Pacífico.

Como recomendación de los expertos indican que para desconectarse, tienen que pasar por lo menos 12 días. “Cuando la gente se toma, por ejemplo, una semana, vuelven con el mismo nivel de cansancio, ya que sólo después de cinco días una persona está recién ‘dándose permiso’ para soltar las preocupaciones del trabajo”, explicó a Emol Andrea Elías, jefa de selección Kibernum, quien además cree que son pocas las personas que logran distanciarse de forma efectiva, principalmente porque las personas no se toman el tiempo de vacaciones y por la facilidad de conexión.

“Los smartphones han hecho que se pierda el espacio de la vida privada. Antes llegabas a tu casa o salías de vacaciones y necesitabas conectarte a un computador para saber qué estaba pasando o para contestar algún correo del trabajo. Hoy te llega un aviso de inmediato. Hasta puedes hacer una presentación, editar un texto o un video desde el teléfono”, planteó Bustamante.

Según los profesionales, la mejor técnica para desconectarse del trabajo en época de vacaciones, reforzar mentalmente que se está de vacaciones.  “Hay que internalizar que las empresas siguen funcionando igual y que nadie es imprescindible en una organización”, sostiene Rodrigo Cortez, gerente de administración y finanzas de Randstad.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS