Los años dorados, más activos que nunca

17 Mar, 2015 |

Chile se ha convertido en un país que envejece. ¿Qué significa eso? Hablamos de una sociedad envejecida cuando se altera el equilibrio en la composición por edades y el número de personas mayores a 60 años registra un aumento sostenido a través de los años, y por esto, el número de adultos mayores en nuestro país ha ido creciendo, principalmente debido a los avances en el área de la salud y mejores condiciones de vida después de la jubilación.

Una de las dimensiones más relevantes de esta situación es que, si bien antes quien se jubilaba se iba “a la casa” a descansar, hoy no está ni cerca de parar con su estilo de vida. Los adultos mayores buscan seguir activos y para esto, muchas empresas han buscado integrar entre sus colaboradores a quienes a pesar de haber pasado la edad de jubilar, quieren seguir con todo en el ámbito laboral.

Walmart Chile cree firmemente en las capacidades de quienes están en los años dorados, por lo que dentro de sus programas de diversidad e inclusión cuenta con integración de los adultos mayores. Por ejemplo, José Saez, de 89 años, trabaja pesando las frutas y verduras en el Lider de Príncipe de Gales, con todas las ganas y sin ningún problema. En la actualidad, son 1040 los colaboradores de la compañía que sin importar su edad, trabajan activamente para mantener su independencia y estilo de vida.

LEE TAMBIÉN: La historia de José Saez, trabajando activamente a sus 89 años.

¿Qué debemos hacer como sociedad para enfrentar este nuevo escenario? Primero que todo, un cambio de mentalidad es muy importante: las personas de edad no debieran ser consideradas un grupo vulnerable y digno de protección, sino como titulares de derecho a quienes debemos asegurar la integridad y la dignidad. La necesidad de vivir en un ambiente de igualdad y sin discriminación fortalecerá su autoestima, ya que ellos no quieren ser excluidos por haber alcanzado cierta edad, ellos quieren aportar con su experiencia y seguir funcionando sin perder su autonomía.

De parte de nosotros, nuestro mayor respeto hacia ellos. Queremos seguir aprendiendo de sus historias y experiencias, por lo que integremos a la tercera edad en nuestra vida diaria, ¡aún les queda mucho por andar!

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS