Niños vs. niñas, ¿es tanta la diferencia?

26 Ago, 2015 |

La primera designación que recibimos en nuestra vida es la del sexo biológico y su consecuente género. Si antes esto sucedía al momento de nacer, hoy la tecnología ha adelantado el proceso visibilizando el sexo del feto al quinto mes de desarrollo. De acuerdo a ello, incluso antes de salir del vientre, a los humanos ya se le asigna un nombre, color de ropa, habitación y hasta primeros juguetes, correspondientes a las percepciones de género reinantes en la sociedad en que nacerá.

Muy probablemente, la pieza del recién nacido será rosada si es niña y celeste si es niño. Al crecer los juguetes podrán ser muñecas, platos, o pinturas para femenino, y legos, instrumentos musicales, o autitos en caso de masculino. ¿Será que realmente somos tan distintos?

Según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), las diferencias entre niños y niñas no serían tan marcadas como se piensa. Al menos desde el punto de vista académico ambos sexos mantienen un promedio de rendimiento bastante similar, hasta al menos los 15 años. Es más, la investigación concluye que lo único frenando el desempeño de los chicos en algunas materias son precisamente los prejuicios de género.

Frases como “a las niñas les cuestan las matemáticas” o “los chicos no sirven para el arte y la lectura”, definen la forma en que los más jóvenes se enfrentan a conocimiento nuevo, haciéndolos sentir inseguros y frenando su desempeño. Estas percepciones incluso influencian las decisiones de vida de los niños, ya que sus padres tienden a aconsejarles que estudien carreras que consideran más acorde a su género. Alas chicas se les dice que vayan por carreras ligadas a la lectura o al arte, mientras que a los niños se les habla de ingenierías o ciencias.

Si bien la mayoría de estos procesos suceden de forma inconsciente –está claro que ningún padre planea frenar a sus hijos—, la idea es generar conciencia para fomentar la equidad de trato  entre niños y niñas. ¿Quieres ver más historias de diversidad e inclusión? Haz clic aquí.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS