Para tener en cuenta: Importantes datos sobre el agua

17 Feb, 2015 |

El agua se nos va entre los dedos… literalmente. Hoy estamos comenzando a ver las consecuencias de la escasez de este elemento y cómo afecta a personas, animales, plantaciones y ecosistemas. Ante este panorama, se hace más necesario que nunca  adquirir una mentalidad más responsable, haciendo entre todos un esfuerzo para poder preservar el agua del planeta.

Por esto, durante febrero la intendencia de Valparaíso, en conjunto con el SEREMI de Obras Públicas y el Director Regional de la Superintendencia de Servicios Sanitarios, lanzaron la campaña “Cuidemos el agua”, que apunta a crear conciencia sobre el consumo responsable de este recurso y educar sobre cómo ser más eficientes en su uso diario. Solo para que entendamos un poco cómo  gastamos este elemento sin darnos cuenta: en cinco minutos de ducha se consumen  60 litros de agua, lavar los platos con el agua corriendo, 60 más, y regar el pasto serían 12 litros por minuto, aproximadamente.

RELACIONADO: ¡Agua, jabón y ahorro!

Pero claro, como para nosotros muchas veces el acceso al agua es tan simple como abrir la llave, cuesta imaginarse cómo sería la vida sin tenerla tan a la mano. Imposible considerar “un lujo” algo que tenemos disponible todos los días y durante todo el día, pero hay cifras que nos pueden ayudar a contextualizar esto:

– De toda el agua que cubre el planeta, solo el 2,5% es agua dulce. De ese pequeño porcentaje, solo el 1% está disponible para consumo humano.

– En el mundo, alrededor de 768 millones de personas no tienen acceso a agua potable y 2,5 billones de personas no tienen acceso a instalaciones sanitarias.

– Las muertes por falta de agua llegan a 842.000 personas al año.

– El World Economic Forum, en enero de 2015, clasificó la “crisis del agua” como el riesgo #1 a nivel global, basando esta clasificación en la devastación que traería y el impacto que causaría en la sociedad.

Los números hablan por sí solos. Es necesario que tomemos conciencia y dejemos de lado ciertas acciones cotidianas que, sin quererlo, solo ayudan a empeorar el problema. Por ejemplo, lavarnos los dientes con la llave abierta… ¡no es necesario! Otra cosa que hacemos inconscientemente es mantener la llave del agua corriendo para que se caliente en las mañanas, ¿qué tal juntar esa agua que desperdiciamos y luego la usamos para regar las plantas o cocinar con ella?

RELACIONADO: ¡Celebremos nuestros ríos!

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS