Tu felicidad está a 4 pasos

20 Nov, 2013 |

¿Qué es la felicidad? ¿Levantarse con una sonrisa todos los días, ser positivo, vivir en un estado elevado de tranquilidad y satisfacción? La búsqueda de la felicidad es algo que la humanidad ha perseguido desde siempre, precisamente porque no sabemos a ciencia cierta cómo alcanzarla, pero sabemos que vale la pena ir probando diferentes técnicas y métodos.

Alexander Kjerulf es uno de los que dice conocer las herramientas para ser feliz. Ha escrito tres libros al respecto, donde plantea que el ser feliz es, simplemente,  cuánto de tu día lo pasas sintiéndote bien. Así lo dijo en su reciente visita a Chile, a fines de septiembre, cuando también habló de la felicidad en el trabajo.

Personas felices crean ambientes felices

El trabajo es el espacio en el que estamos la mayor parte del día y en ocasiones, puede volverse un desafío nutrirlo de felicidad. A continuación te presentamos 4 pasos, relativamente simples para impulsarlo:

1.- Preguntarse cada día “¿cómo me siento hoy?” Si estás feliz te darás cuenta; si no, “haz algo al respecto”, dice Kjerulf. Recuerda que puedes ser más feliz en la medida en que tienes más momentos del día en los que te sientes bien, así que puedes incorporar algo de ejercicio en tu hora de almuerzo, en el trayecto entre el trabajo y la casa, hacer una lista de tus canciones favoritas para escuchar cuando te sientes desanimado, comer una fruta fresca, abrazar a alguien que quieres o cualquier otra acción que te de energía y te alegre el momento mientras cumples con tus obligaciones.

2.- Antes de volver a tu casa después del trabajo, anota o piensa tres buenas experiencias que hayas tenido durante tu día laboral. Pensar en una reunión satisfactoria, en una conversación enriquecedora con un colega o en un rico almuerzo te irá entrenando para centrarte en las cosas positivas de tu día a día.

3.- Enfrentar a las personas negativas. Siempre existen los que se quejan, los que con su mala actitud contaminan el espacio donde están. Por eso, busca una excusa para ayudarlo a salir de ahí, regalándole un té, un brevísimo mail de apoyo, una sonrisa, un post-it con algo que le haga gracia, puedes contagiarle de una sensación más positiva y disminuirás la carga negativa del ambiente en el que te desenvuelves.

4.- Escribe una lista de deseos, pequeñas cosas simples que te gustaría hacer (no cosas que te gustaría que te pasen) en lo que queda de la semana, el próximo fin de semana y las que te gustaría hacer antes de que se termine el año. Cada deseo puede acompañarse de dos tareas simples que me ayudarán a cumplirlo.

Cada día es un desafío, cada día es una oportunidad para descubrir un poco más de cada uno de nosotros y de qué tan lejos podemos llegar: ser feliz durante más momentos del día y desafíate a encontrar acciones que te hagan sonreír no sólo a ti, sino a los que te rodean porque el bienestar se contagia.

Por Javiera Pérez y Kim Brierley

*Quieres conocer una de las iniciativas de inclusión laboral de Walmart Chile? haz click aquí…

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS