Ponerse en el lugar del otro: ¿por qué la empatía es tan valiosa?

2 Mar, 2015 |

El mundo sería un lugar  más simple -y probablemente aburrido- si fuéramos todos iguales, uniformados en color, forma y pensamiento. Por suerte, el mundo es diverso y todos tenemos un espacio en él, tenemos derecho a expresarnos y vivir en armonía siendo capaces de entender a quien tengamos al lado, venga de donde venga.

El valor fundamental en la aceptación de la realidad de una sociedad diversa es la empatía, la que nos permite “ponernos en los zapatos del otro”, el entender la perspectiva de quien piensa diferente a nosotros y aceptar esa diferencia como parte fundamental de la vida. El ser capaces de sensibilizarnos a la realidad del resto nos entrega grandes herramientas para la vida, la riqueza de ser capaces de aunar diferentes perspectivas y experiencias nos da la posibilidad de crear infinitas mezclas y opciones en cada situación que nos toque vivir.

RELACIONADO: Setenta años… ¿y qué tanto?

El ser una persona empática implica también ser una persona generosa y comprensiva, ya que estamos dispuestos a salir de nosotros mismos e intentar entender de la mejor manera a quienes tenemos cerca. Las personas que muestran mayores niveles de empatía, por añadidura también cultivan los valores de la confianza, la comprensión, el respeto y la comunicación, y en el ritmo de vida que tenemos hoy, en que a veces se hace difícil compartir nuestro tiempo y energía, el ser una persona empática nos enriquece profundamente.

De todas maneras, la empatía no solo nos sirve a nivel personal, sino que también profesional. El valor de reunir visiones diversas es incalculable, por ejemplo a la hora de abordar un proyecto o solucionar un problema. La variedad de opiniones y perspectivas ayuda a la creación de nuevas maneras de hacer las cosas, salir un poco del pensamiento estructurado y ser capaces de ver más allá, incentivando la creatividad y la innovación en los equipos de trabajo.

RELACIONADO: El aporte de las mujeres en los equipos de trabajo

Mayor empatía, mayor conexión con quienes nos rodean y mejor comprensión de la realidad de quienes nos rodean, estas son las virtudes que nos ayudarán a estar más en sintonía con el resto para que todos podamos vivir mejor.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS