Primera planta termosolar en Latinoamérica: Chile a la delantera

18 Ago, 2014 |

Cada día quedan menos dudas sobre los beneficios del uso de Energías Renovables No Convencionales (ERNC), que por estos tiempos se toman la discusión energética en gran parte del mundo. Además de ser una alternativa que cuida el medio ambiente, rápidamente son más eficientes en cuanto a costos, lo que las posiciona como una alternativa a considerar en la construcción de la matriz energética de cualquier país.

En Chile, las proyecciones para las ERNC aumentan año a año y se han convertido en un tema respaldado incluso por el Gobierno de nuestro país. En este contexto, han aparecido nuevas iniciativas enfocadas en la masificación de estos sistemas energéticos, como la construcción de la primera planta termosolar de Latinoamérica, que se ubicará en la comuna de María Elena, región de Antofagasta, obra que tendrá un costo cercano a los US$1.000 millones y será una de las plantas de concentración solar más grandes del mundo, además de ser la de mayor capacidad de almacenamiento de energía. Estas centrales utilizan la energía del sol en plantas a gran escala para producir electricidad. La radiación solar se concentra de forma óptica, alcanzando temperaturas muy elevadas que se pueden almacenar de forma temporal, lo que permite producir electri­cidad según la demanda.

El proyecto consiste en una planta solar de tecnología de torre de sales fundidas que contará con un sistema de almacenamiento, lo que le permitirá generar electricidad hasta 17,5 horas sin radiación solar directa. Esto significa que incluso en las noches funcionará, por lo tanto tendrá la capacidad de trabajar las 24 horas del día, convirtiéndose en la primera planta de energía renovable no convencional que servirá como carga base para llevarla a otras plantas.

La iniciativa surgió tras la adjudicación de Abengoa de un concurso internacional impulsado por el Ministerio de Energía y Corfo, para fomentar el ingreso de esta tecnología al país. ¿Cómo funciona? El calor concentrado en este punto se transfiere mediante los espejos a una torre con sales fundidas para que estas produzcan vapor, que se utiliza para accionar una turbina de 110 MW de potencia en la que se generará electricidad las 24 horas del día. Al proyecto inicial, la empresa añadió una planta fotovoltaica de 100 MW al sistema.

El desarrollo de la energía termosolar es una solución real para Chile en materia energética porque aporta energía de base al sistema a diferencia de otras energías no convencionales. Ésta se integraría al sistema con un precio totalmente competitivo, derrumbando el mito de que las ERNC son más caras.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS