Todo lo que debes saber del rotulado de alimentos

30 Mar, 2014 |

Cuando elegimos un producto, revisamos una serie de factores antes de tomar la decisión: color, tamaño, diseño del envase, precio, cantidad… ¿pero cuántos de nosotros leemos detalladamente la información nutricional del envase? Según el último estudio de Chile Saludable, realizado por Fundación Chile y GFK Adimark, apenas un 31% de la población lee qué dice el rotulado del envase, y un 37% afirma entender de qué trata la información que ahí se despliega.

RELACIONADO: Un cambio de hábitos que puede mejorar tu salud

¿Por qué esto se interpreta como “preocupante”? Porque todo lo que consumimos se hace parte de nosotros, por lo que es sumamente importante saber qué estamos comiendo, de qué está hecho y cómo incide en nuestra vida diaria. Por esto, el aprender a leer los rotulados de los alimentos es un hábito que debemos adquirir si queremos tener un estilo de vida más sano y sustentable. Y ojo, no basta solo con fijarse en las calorías que aporta un alimento, sino que también hay que poner atención para saber de dónde vienen estas calorías, ya que no es lo mismo 100 calorías de un alimento alto en grasa que uno de 100 calorías hecho de ingredientes altos en fibra.

Por ejemplo, cuando miremos las etiquetas, primero debemos fijarnos en las grasas. En general, no es recomendable consumir productos que tengan más del 30% de grasas en base a porociones de 100 gramos, y si estamos adoptando una dieta baja en grasas, de ninguna manera deberían superar el 10%. En cuanto a los hidratos de carbono, tampoco éstos deberían superar el 10% cada 100 gramos, sobre todo si provienen de azúcares simples tales como el azúcar, la fructosa, la sacarosa y la miel.

RELACIONADO: ¡Dale sabor a la vida de manera sana!

Otro elemento al que hay que poner especial atención es al sodio, ya que es particularmente dañino en personas con problemas cardiovasculares o de hipertensión. Para disminuir el riesgo que reviste este ingrediente, debemos entender que cualquier producto que tenga más de 200 milígramos por cada 100 gramos, es considerado un alimento “alto en sodio” y potencialmente dañino para la salud.

Pero no todo es malo para la salud: si queremos elegir alimentos beneficiosos para nuestra salud, lo que tenemos que mirar es cuáles de ellos tienen alto contenido en fibra y calcio, ya que la fibra incide positivamente en nuestro sistema gastrointestinal, las defensas del organismo y el nivel de saciedad que da el consumir ese alimento, mientras que el calcio ayuda a mejorar nuestras funciones neuromusculares, además de fortalecer huesos y dientes. ¿La dosis adecuada? Para la fibra, debemos consumir 30 gramos diarios, por lo que cualquier alimento que tenga más de 10 gramos por cada 100 se puede considerar beneficioso. Para el calcio, la proporción está en más de 100 milígramos por cada 100 gramos.

Todo esto se refiere estrictamente a la nutrición, pero si queremos tener una vida más sana no solo para nosotros, sino que también para el planeta, debemos fijarnos en las cadenas productivas de donde provienen. Hoy el mundo avanza hacia la producción más sustentable, y existen muchas empresas que han dirigido sus esfuerzos a la creación de productos que impliquen un mejor aprovechamiento de los recursos naturales y que cuidan el medio ambiente en todos sus procesos. Por ejemplo, Walmart Chile trabaja con sus proveedores en la optimización y mejora de sus procesos para su programa Productos Más Sustentables, lo que entrega a los consumidores la posibilidad de no pagar de más por productos que sean amigables con el ecosistema.

En una vida que avanza rápido y donde tenemos poco tiempo de detenernos a mirar las cosas, vale la pena hacer un esfuerzo por seguir una línea de consumo responsable. Nuestra salud y nuestro medio ambiente lo agradecerán.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS