Todos juntos por la inclusión laboral

7 Jun, 2016 |

Imagínate independiente y funcional, quizás como ahora mismo estás: frente a un computador, trabajando. ¿Qué pasa si un accidente te quitara tu independencia? ¿Cómo sería volver a depender de tu familia? Y, sobre todo, ¿puedes proyectar tu vida sin una oportunidad de trabajo?.

De acuerdo a los estudios de Endisc, las personas en situación de dependencia superan las 400.000. De ellas, más de 100.000 son de situación de dependencia severa y más de 70.000 están en situación de gran dependencia. La mayor dificultad que tienen para acceder al trabajo es la falta de conocimiento, instrucción e insuficiencia de recursos.

La fundación Tacal está comprometida con su labor de entregar a las personas con discapacidad las competencias necesarias para que puedan vivir lo más autónomamente posible y así poder insertarlas en el mercado laboral, lo que es fundamental en el desarrollo social de la persona.

La directora de la fundación, Andrea Zondek explica la relevancia del trabajo y dice que “el trabajo es más que poder tener un sueldo a fin de mes. Tiene que ver con un lugar de pertenencia, donde se hace vida social y se crea algo que compartir cuando se llega a la casa. Cuando se trabaja se cierra el círculo de la rehabilitación o habilitación.”

La independencia económica es uno de los beneficios que genera el trabajo, eso implica que la persona con discapacidad tenga libertad de decisión, se refuerza su individualidad y se potencian sus capacidades a través del apoyo y estímulos que se les entregan.  “Cuando alguien se inserta en el mercado laboral tiene derecho a participar de todo en igualdad de condiciones. El trabajo es lo que transforma  la gente en ciudadanos con plenos derechos y deberes”, cuenta Andrea Zondek.

Es labor de toda la sociedad abrir la mente, dejar los prejuicios de lado y entender que las personas con discapacidad pueden desarrollar las competencias para trabajar en una empresa con el cargo desde operario multifuncional hasta asistente administrativo de recursos humanos, contabilidad o ventas. Ellos pueden cumplir a la perfección con sus responsabilidades laborales como puntualidad, productividad, y el cuidado de las herramientas y materiales. Pero, ¿De qué sirven todas las capacidades de estas personas si no se les da un espacio para desarrollarlas? Si existe la oportunidad de hacer un espacio laboral para personas con discapacidad, es responsabilidad de todos crearlo.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS