Una fuente inagotable

8 Jul, 2014 |

¿Cómo podemos aprovechar cada vez mayores cantidades de energía, haciéndolo de una forma racional y eficaz, con las fuentes renovables que nos ofrece la naturaleza?

El sol, fuente de energía que hemos utilizado desde los inicios de nuestros tiempos, puede satisfacer todas nuestras necesidades si aprendemos cómo aprovechar de forma lógica la luz que continuamente distribuye sobre el planeta. Ha brillado en el cielo desde hace unos cinco mil millones de años, y se calcula que todavía no ha llegado ni a la mitad de su existencia. Imagínense cuanto más provecho podríamos obtener de éste.

Durante este año, el sol arrojará sobre la Tierra cuatro mil veces más energía que la que vamos a consumir.

Por lo que sería poco razonable no intentar aprovechar esta fuente energética gratuita, limpia e inagotable, que puede liberarnos definitivamente de la dependencia del petróleo o de otras alternativas poco seguras, contaminantes o convencionales.

¿De qué sirve la energía solar?

Del sol podemos obtener calor y electricidad. El calor que es capturado puede destinarse a satisfacer numerosas necesidades fundamentales de nuestra vida, por ejemplo nos puede dar agua caliente tanto para uso doméstico como para uso industrial, también para calefaccionar nuestras casas, hoteles y fábricas entre otros.

Por otro lado, para poder obtener “frío” necesitamos también de una fuente cálida, la cual puede estar instalada en los techos. Para la agricultura es de gran ayuda ya que con invernaderos solares pueden producir mayor, mejores y más tempranas cosechas.

La electricidad fotovoltaica se puede inyectar en la red general, consiguiendo de esta manera una buena rentabilidad económica, ya sea por medio de su autoconsumo o mediante su venta. Y por sobre todo, la energía solar puede ser complementada con otras energías convencionales para evitar grandes y costosos sistemas de acumulación.

Nuevo proyecto en Chile

En la Población Las Tres Marías de Tocopilla se iniciará el proyecto “Luz Solar, Calor Vecinal” el cual fue seleccionado para su realización a través del Fondo de Protección Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente.

Su postulación fue realizada con la asesoría técnica del equipo municipal del programa “Quiero Mi Barrio”, quienes trabajan en la intervención del barrio Tocopilla Norte del lugar. El proyecto consta en instalar postes solares de alumbrado público lo que permitirá aportar infraestructura lumínica con energía limpia y de bajo costo en un espacio deteriorado, y que actualmente es utilizado como microbasural y refugio delincuencial.

Este proyecto es un gran ejemplo de que la energía solar no sólo es una oportunidad para cuidar el medio ambiente, sino que además es una posibilidad real de contar con energía eléctrica sin necesidad de estar conectado al Sistema Interconectado Central (SIC), como es el caso de comunidades aisladas como Tocopilla. Además es una energía sustentable económica, social y medioambientalmente.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS