Usa tus tarjetas, ¡pero con responsabilidad!

21 Nov, 2014 |

Chile es uno de los países con el mayor porcentaje de bancarización en la región. ¿Qué significa eso? Que hoy millones de chilenos acceden a productos bancarios para hacer sus transacciones, incluyendo aquí el acceso a crédito y dinero en préstamo. El tener la posibilidad de disponer de dinero a crédito es una herramienta muy útil, sobre todo cuando se quieren hacer grandes compras o inversiones, pero también es algo que debe usarse con mucha responsabilidad y cuidado.

El mal uso del crédito resulta en el sobreendeudamiento, lo que significa que los ingresos no son los suficientes como para cubrir tanto las necesidades básicas como la deuda que se adquiere al solicitar un préstamo. Mucha gente ve los créditos como “plata fácil”, pero la verdad es que hay que ser muy criterioso y responsable a la hora de utilizar estos recursos.

Para evitar este problema, en la página Aprende a Usarlas se entrega información y tips para utilizar de la mejor manera el crédito y así evitar el sobreendeudamiento. Algunos consejos son:

  • Siempre comparar el valor del crédito a solicitar en diferentes instituciones, cotizando con el mismo monto y número de cuotas.
  • Evalúa si el crédito te conviene o no, calculando cuánto pagarás finalmente por lo que comprarás contra lo que cuesta al contado.
  • Solo usa el crédito para compras que realmente necesites o para invertir en algo que te generará un ahorro a largo plazo.
  • Antes de comprar, intenta dar un pie o abono que sea del monto más alto posible, de esta manera puedes bajar el número de cuotas o el valor de las mismas.
  • Lee bien los contratos, pagarés o letras cuando pidas un préstamo.
  • Siempre mantén tus pagos al día, para evitar gastos de cobranza y los intereses por mora.
  • Mantén un orden prolijo con tus deudas, para evitar adquirir compromisos que después no podrás cumplir.

Mantener una buena salud financiera es algo que todos podemos hacer. La vida se facilita cuando tenemos herramientas como tarjetas y línea de crédito, pero su mal uso nos pueden llevar a cumplir el famoso dicho, “pan para hoy, hambre para mañana”. De ti depende que esto no suceda.

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS