Vía exclusiva para auto compartido: ¡vamos más, vamos más rápido!

2 Dic, 2014 |

Qué duda cabe a estas alturas, Santiago se ha convertido de a poco en una ciudad motorizada, y el parque automotriz de nuestra capital va en franco aumento: según cifras del INE, durante el año 2013 la cantidad de autos en nuestro país aumentó un 7,3%, y solo en Santiago, circulan 1.721.328 vehículos motorizados por las calles.

Ante este panorama, se hace muy necesario buscar maneras de descongestionar las calles de nuestra ciudad, no solo para hacer más expedita la circulación de vehículos sino que también por un tema ambiental: dada su geografía, Santiago tiene dificultades para su ventilación en invierno, y hace unos años llegó a ser una de las ciudades más contaminadas de la región. Por esto, aparecen varias alternativas para contribuir al medio ambiente y la calidad de vida de sus ciudadanos, como por ejemplo más ciclovías, el incentivo de vehículos que funcionan con gas y la concientización de la necesidad de compartir el auto para llegar a oficinas o universidades.

Algunos países que presentan el mismo problema con la contaminación han ido un paso más allá: en algunos países como Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelanda, se ha implementado una pista diferenciada para quienes lleven autos con alta ocupación, con el fin de desincentivar el uso de autos para una sola persona. Imagínate cuánto espacio usan cinco autos, y ahora piensa cuánto espacio (y tacos) se ahorraría la ciudad si se metieran las mismas cinco personas en un solo auto.

Para utilizar un carril de estas características, se requieren al menos dos personas a bordo, pero lo ideal es siempre usar la capacidad del auto con más personas. Hoy, muchas empresas cuentan con servicios de carpooling, como Auto Compartido de Walmart Chile, que a agosto de 2014 ha generado un ahorro de 20.710 kilos de CO2 al medio ambiente, lo que equivale a… ¡419 viajes de Antofagasta a Calama ida y vuelta!

La utilización de plataformas de auto compartido no es algo tan lejano a nuestra realidad. Si ya en el colegio muchas veces se usaban los “turnos”, ¿por qué no hacerlo al día de hoy? Compartir el auto tiene muchos beneficios, además de los evidentes para el ecosistema, como por ejemplo ahorrar dinero si se comparten los gastos de traslado y disminuir los tacos… porque si lo pensamos, no “estamos en un taco”, si no que “somos el taco”, todos los que vamos solos en un auto somos en alguna medida culpables de la congestión vehicular.

Múltiples beneficios con bajo esfuerzo… ¿te animas a buscar compañeros para compartir tu viaje?

MÁS HISTORIAS RELACIONADAS